Reflexiones post-elecciones

Pasaron las elecciones. Uno piensa:  “al fin podremos descansar de estas campañas”.  Los letreros aún están en la calle como recuerdo de los que soñaron y no lograron hacer realidad su sueño y los que pudieron llegar… pero, ¿gracias a quién? al pueblo que fue y ejerció su derecho.

La gente pensaba que el presidente iba a ganar de nuevo y así ocurrió, a mis ojos, de persona de clase media, analizaba lo siguiente: creo que hay muchísimas cosas de aún debemos mejorar, la delincuencia, la corrupción, etc., pero en general, en mi opinión muy personal, el Presidente (él, no los diputados, senadores y alcaldes) no lo ha hecho tan mal.  Sin embargo el lunes después de las elecciones tuve una conversación con la señora que trabaja en mi casa, que me ha puesto a pensar que todo en la vida es muy relativo.

Me contaba ella que no pensaba votar, pero a las 5:00 de la tarde había convencido a sus hijas que fueran. Yo voté por Danilo, me dijo, pero quiero que sepas que las cosas no están bien. Le pregunté entonces, porqué tantas personas habían vuelto a votar por él, y su respuesta fue: porque creo que él tiene muy buenas intenciones, pero las cosas no están bien. Entonces le pregunté: ¿Por qué las cosas no están bien?,  y ella me dijo: te voy a dar tres ejemplos:

“Mi nieto estudia en la escuela nocturna, porque juega béisbol en la mañana, de los 5 días en la semana, si los profesores van dos días a clases es mucho; ellos van firman y se devuelven, a las 6:30 a 7:00 de la noche ya los muchachos vienen de vuelta para su casa. Le pregunté a mi nieto de que era que se iban a examinar y me dijo yo no sé mamá porque este año no nos han dado clases”

“Las nietas más pequeñas van a la escuela de día. El gobierno se ufana de decir que están dando desayuno escolar, sin embargo la mayoría de los días, la comida es incomible, y lo más grave de todo es que toda esa comida se está pagando y se está perdiendo porque hay que botarla, y eso es dinero del gobierno que está tirando a la basura”

“Tú no tienes que ir a un hospital, me dijo, no te atienden, no hay de nada, hay que hacer colas por horas aunque tu llegues grave al hospital, los aires no sirven, las habitaciones son un desastre”

“Entonces las buenas intenciones no son suficiente, si las cosas se están haciendo, pero las hacen mal y nadie se encarga de supervisar y velar porque se hagan bien, es como si no hicieran nada. Ahora le dimos una segunda oportunidad, por eso yo fui a votar, pero si él no hace algo durante estos cuatro años, que se olvide el PLD de volver a ganar en el 2020”

Escribo este post en nombre de Morena, hablando por aquellos que no tienen voz y que solo tienen derecho a decir lo que piensan cada cuatro años cuando hay elecciones. Estas tres historias breves son para ponernos a pensar, para decirle al presidente, que al igual que Morena, creo que él tiene buenas intenciones, pero que con eso no basta, eso no es suficiente, la clase baja de nuestro país tiene necesidades que debemos escuchar y tratar de suplir.

El Presidente dijo en su discurso de agradecimiento lo siguiente: “Nada justifica la actividad política si no se usa para servir… creo que un presidente debe llegar a la presidencia de la república para dar servicio a los que menos tienen” Esperemos que así sea, pero que el servicio que llegue a los más necesitados sea de calidad, de verdad, no a medias, no de pantallas, no de estadísticas o de discursos de campañas, que dentro de cuatro años Morena pueda decir: “valió la pena votar por el presidente Danilo Medina porque los hospitales han mejorado, ya mi hijo recibe clases todos los días y el desayuno escolar se puede comer y no se está desperdiciando el dinero del pueblo” !Así sea!

Lideres y celebridades como el algodón dulce de las ferias

El mártir moriría por una fe mas allá de cualquier ganancia constatable en la historia; el héroe moría por una nación y buscaba la eficacia  histórica a favor de su pueblo. Los famosos, las celebridades, no mueren por nadie. Los medios esparcen por el mundo su éxito con aureola virtual. Algunos duran un instante en la pantalla como estrellas fugaces, otros duran algo mas. Pero pueden caer de un día para otro como se desploma un edificio cuando los periodistas les descubren los pies de barro” Benjamin Gonzalez Buelta.

Al leer este párrafo del libro de Benjamín pensé en nuestra sociedad. Ahora no hay héroes, son líderes. La diferencia es que estos solo quieren su beneficio personal se valen de la gente que los siguen para lograr lo que desean. Por poner ejemplos, cito dos acontecimientos que han ocurrido en estos últimos días:

Dos lideres de grandes masas, un partido lleno de seguidores y estos ni siquiera son capaces de ponerse de acuerdo para llegar a consenso y terminan a sillazos en un lugar, en medio de malas palabras e improperios y tiros. “La vergüenza ajena decía mi abuela” y es que  yo, por mi parte, cuando vi ese video sentí vergüenza de ser dominicana igual que esa gente. ¿Esos son los lideres que queremos? ¿Que hubiese dicho Duarte si hubiera tenido que asistir a un espectáculo como ese? creo que se devolvería corriendo a la tumba.

Una famosa, una “celebridad”: Marta Heredia. Debo confesar que nunca me llamó mucho la atención, escuché los comentarios de un concurso y cómo de repente le llegó la fama. Hace unos días un primer escándalo por violencia de genero, y de repente la celebridad de muchos se desploma, sin valores, sin principios, todo fue una bola de humo que se desvaneció rápidamente y probablemente termine sus días en una cárcel. “Los famosos no mueren por nadie” dice Benjamín.

Hemos pasado de los “mártires y los héroes” a los “famosos y líderes”, que se como dice Benjamín “Se desploman de un día para otro”

“En esta cultura actual es difícil que puedan asumirse los grandes desafíos de la vida personal y social” porque creo que la sociedad a veces nos envuelve tanto que ni siquiera da la oportunidad de definir los desafíos personales sin que estos estén influenciados por la moda, los famosos o los lideres del momento.

Creo que es momento de pensar quienes son nuestros referentes, a cuales famosos o lideres queremos seguir, es importante abrir los ojos y ver mas allá; tal vez observar con el corazón y no dejarnos engañar por aquellos a los que le llega la fama por encargo. Fama que no han cultivado, ni trabajado, porque esa, que llega tan mágicamente, se desvanecerá  y como el algodón que comemos en las ferias, nos dejará con la sensación de dulzor en nuestra boca, el deseo de que hubiera sido mas duradero, y la sensación de hemos sido engañados.

Los Cuadernos del Hafa… Una sincera opinión.

Victoria Vázquez  me invitó a participar hace unos meses de su grupo Noveles y Soñadores de Facebook, la conocí a través de su blog.  Allí he conocido a un grupo de escritores noveles maravillosos. A todos nos une el deseo de escribir, porque si, porque lo llevamos dentro y no hay quien nos lo saque de la piel.

Entre ellos conocí a Pablo Cerezal, y me enteré de su primera novela: “Los Cuadernos del Hafa”. Todo el mundo comentaba de la novela, ellos están en España y yo en una pequeña isla en el medio del mar Caribe y yo no podía leerla porque por estos lados del mundo normalmente no suelen llegar esos libros de escritores jóvenes. Pero no iba a permitir que me dieran envidia mis compañeros del grupo así que, como otras veces, pedí la novela a la “Casa del Libro” y así pude disfrutar de la maravillosa lectura de los “Cuadernos del Hafa”

Le prometí a Pablo que le contaría sinceramente lo que me pareció a novela.  Así que aquí estoy, no llegaré a la altura de nuestra amiga Fanny, porque no soy buena haciendo críticas literarias, pero haré mi mayor esfuerzo.

Decía mi padre una frase de Somerset Maughan, que siempre me ha gustado mucho: “ante todo, toda novela, debe entretener” y lo primero que le diré a Pablo es que su novela, me mantuvo entretenida y ansiosa por querer seguir leyendo. Lo segundo es que a mi me gusta o no me gusta un libro, si no me gusta, simplemente no lo leo, así que definitivamente tu libro me ha gustado.

Ha sido una experiencia interesante leer el libro de Pablo, porque me adentró en un pueblo y un mundo (del Hachis, de Hafa, Tanger, Marruecos) completamente desconocido para mi, y en un fantasía alrededor de personajes conocidos, pero ajenos como: Burroughs, Brian Jones, fantasía que el ha llevado de una forma magestuosa.

Como lectora me encantaron: el concepto de las reglas del juego de la vida;  el diario de Aanisa; los siete pecados capitales; el personaje de Munir, es espectacular; los cinco retratos de la librería; la verdadera naturaleza del amor;  y finalmente la duda que dejaste en mi de si las historias son las mismas o no lo son, genial!!!.

Como escritora: me encantó la facilidad con la que puedes escribir y expresar las ideas, como logras mezclar la fantasía y la creatividad que tienes,  me encantaron los adjetivos.

En mi humilde parecer, Pablo, es una muy buena novela, mi mas sincera opinión es que me ha gustado mucho y la recomiendo al que quiera leer una historia: distinta, intrigante, fantástica.

“Hazte útil”

Estos meses del año son meses de planificación en el trabajo. Nos toca preparar presupuesto y hacer el plan operativo del próximo año. Pasar balance de lo que ha sido, de lo que no ha estado tan bien y podemos mejorar.

Hoy conversaba con una persona a quien tengo mucho aprecio y hablábamos de los empleados y el ambiente de trabajo en la oficina, a veces como gerentes nos toca ser “el malo de la película” porque tenemos que estar pendientes de lo que hacen los empleados y cuando las cosas no se mueven hacia la dirección que quiere la empresa tenemos que llamar la atención y eso no nos hace  ser personas agradables.

Como está este mundo de complicado y las necesidades en la calle: la falta de trabajo y personas desempleadas, los que tienen un empleo deberían cuidarlo. Pero siento que las personas mientras están desempleadas son los mejores empleados del mundo, pero cuando consiguen un empleo se les olvida el “trabajo” que han pasado para conseguirlo y se duermen en sus laureles.

En la sabiduría de mi papá recuerdo que él siempre me decía: “hazte útil” y creo que en todos los sitios por donde he pasado como empleada en mi vida he tratado de “hacerme útil” y que mis empleadores sientan que hago un buen trabajo y que soy imprescindible.

Mi primer trabajo lo conseguí como bibliotecaria en la oficina donde trabajaba mi papá. Un día escuché que buscaban una persona para arreglar la biblioteca,  así que yo pregunté si podía tomar el trabajo y el dueño de la oficina me dijo que sí. Pasé tres meses organizando los libros de la oficina, Don Víctor me pagó un curso de bibliotecología en la universidad para que aprendiera a identificar y clasificar los libros. En esa época estaba en la facultad de química en la universidad y mi trabajo no tenía nada que ver con lo que estaba estudiando, pero me lo tomé muy en serio.

Cuando terminé de organizar los libros tuve que irme a casa de nuevo. Extrañaba estar en la oficina metida entre los libros. Pero un mes después llegó mi papá a decirme que Don Víctor me pedía que volviera porque el personal de la oficina le estaba sacando los libros y dejándolos en cualquier lado y estaba desorganizando el trabajo que yo había hecho.

Regresé a la oficina permanecí allí tres 3 años, en el intervalo me pasaron al departamento de fotocopias y mi día transcurría entre sacar copias y atender la biblioteca. Cuando me fui para trabajar en la universidad como monitora Don Víctor siempre me dijo que me echaría de menos. Cada vez que me lo encontraba me decía ¿porque no vuelves a trabajar conmigo? Yo me reía, pensaba que lo decía para halagarme, pero con el pasar de los años creo que realmente valoró el trabajo que hice durante ese tiempo.

Quisiera poder transmitirle a algunos de  los chicos que trabajan conmigo ese sentido del compromiso, de que valoren su trabajo, de que hagan de su trabajo algo imprescindible, que yo sintiera que solo cada uno de ellos puede hacer el trabajo que hacen porque fuera un trabajo excelente, no espero perfección porque sé que eso es imposible, espero compromiso, que de verdad sintieran que ABT depende de ellos y ellos de ABT. Debo confesar que algunos días como hoy me siento frustrada.

Para educar hay que hacerlo con el ejemplo y no se puede hacer a control remoto.

Regrese de unas excelentes y merecida vacaciones y estoy retomando de nuevo mis cosas. Tenía abandonado mi blog, pero era por una buena causa: estaba descansando, ya les traeré alguna historia que escribí sobre el maravilloso lugar que visité, pero lo haré con una relato corto inventado.

Como parte de retomar mi vida, volví a mis lecturas mañaneras que le dan tanto sentido a cada uno mis días.

Tal vez un poco influenciada porque pasé tres semanas a tiempo completo con mis hijos, me ha llamado la atención fuertemente la lectura de Esther de Wall que tiene un poco que ver con esa tarea de educar o formar, que nos toca a los que somos padres.

“El proceso de formación, es similar al de un aprendiz a quien otra persona enseña una habilidad. En el mundo antiguo esa habilidad se transmitía de padre a hijo… Supone imitación y un paciente proceso de contemplación y repetición, un aprendizaje compartido que debe mucho al hecho de la cotidiana vida en común”

Nuestros hijos aprenden de nosotros, pero solo cuando convivimos con ellos día a día. No se enseña hablando, se enseña actuando. Cuando ellos nos ven actuar entonces van aprendiendo.

Hace unos meses, mi hijo mayor me dijo una frase que llenó de satisfacción y alegría, era con relación a un trabajo que tenía que entregar en un curso que estaba llevando: “con una mamá tan trabajadora como la que tengo, lo menos que puedo es hacer las cosas como deben ser y trabajar duro”.

Entonces pensaba: ¿qué pasa con nuestras familias cuando las cosas no salen bien y a algunas nos toca ser papá y mamá a la vez? Un hombre no puede ser papá a distancia, no se puede ser “papá de fin de semana”, cuando no está no puede enseñarle nada a sus hijos porque no los ve, no vive con ellos,  como dice Esther: “ese aprendizaje sólo se logra en la vida común cotidiana compartida” y yo agrego en el día a día.

Y dice Esther: “Comunicar de palabra y obra todo por medio del ejemplo: el mensaje de su propia vida es más efectivo que sus palabras”.

La educación no puede ser a control remoto, debemos convivir con nuestros hijos y enseñarles con nuestra propia vida.

Voy a aclarar que al escribir esto puedo tocar sensibilidades de personas muy cercanas a las que quiero, pero voy a ser bien sincera con lo que pienso.

Sé que muchos me dirán, que si una relación de pareja no funciona uno no debe ser masoquista y simplemente debe dejarla. Esta bien, lo comprendo, respeto al que lo haga, pero no lo acepto, me niego a aceptarlo como una simple ecuación matemática, me niego aceptarlo cuando la decisión de dejar a tu compañero o compañera se toma de forma tan ligera.

Nuestros hijos no nos pidieron que los trajéramos al mundo, fué una decisión de nosotros y creo que es nuestra responsabilidad educarlos, formarlos, enseñarlos con el ejemplo. Cuando un hombre que tiene hijos con una mujer (o el caso contrario) decide dejarla de forma tan ligera, como se esta volviendo costumbre en nuestros tiempos, opino que no está pensando en sus hijos. Es egoísta, solo piensa en él. Mejor debió haberlo pensado antes de comprometerse con una familia.

Dicho esto, que puede no gustarle a muchos, termino diciendo: que la vida que nos toca es una realidad y muchas veces no está en nuestras manos cambiarla. Hubiera dado cualquier cosa por no tener que hacerlo sola, pero en este caso, no lo decidí yo. Al menos me queda la satisfacción de que parece que mis hijos van aprendiendo con mi ejemplo. Sé que es una enorme tarea, es una gran responsabilidad, aún me queda mucho camino por recorrer y pido a Dios que me ayude a llevar a cabo de la mejor manera.

Los militares nos asustan en lugar de darnos seguridad!!!

Voy caminando tranquila, por la calle, con mis audífonos puestos, escuchando música, de repente siento el ruido de la moto que se acerca, y el escalofrío del miedo recorre todo mi cuerpo, volteo la cabeza asustada, y allí los veo: dos militares con armas largas, dicen algo que no logro comprender, ni escuchar y se alejan burlandose, riendose. Saben que me han asustado, pero eso no les importa.

¿Porque cuando vemos militares, en lugar de sentir seguridad sentimos miedo? Aun cuando sabemos que no estamos haciendo nada malo, que simplemente somos un ciudadano que camina por la calle. ¿Porque los militares andan por las calles con armas largas, ufanando se su poder y burlandose de los ciudadanos que no están haciendo nada?

¿Porque nadie hace nada para que eso cambie? ¿Cuando alguien va a tener la voluntad política de resolver este problema y quitar del medio a esa clase que cada día hace mas daño a la gente, a nuestro país?

Quisiera tener respuestas a todas esas preguntas, quisiera no sentirme tan impotente con esta situación, pero por mas que lo pienso no veo que pueda hacer nada, mas que sentirme indignada con lo que ocurre… Hoy solo he decidido escribirlo, no se si esto resolverá algo, pero necesito decirlo…

Ojalá que alguien con poder se decidiera a hacer algo!!!!!

Indignante: en lugar de buscar soluciones, busca culpables

Normalmente no suelo poner asuntos politicos en mi blog, pero la verdad es  tan indignante escuchar ciertas noticias, que no puedo dejar de comentarlas.

Acabo de leer en la prensa electronica, que nuestro presidente dice que “no podrá cumplir los objetivos del milenio”, me llama la atencion la noticia y decido leerlo.

Me encuentro con un presidente echandole la culpa a un gobierno pasado de no poder lograr los objetivos del milenio.

¿Porque siempre queremos echarle la culpa a los demas de los fallos? ¿Porque miramos la paja en el ojo ajeno y no la viga que hay en el nuestro?

Creo que nuestro presidente en lugar de buscar razones o culpables debería preguntarse: ¿que él puede hacer todavía en los proximos dos años que le quedan de gobierno, por cumplir con esos objetivos, o al menos estar menos lejos de cumplirlos de lo que estamos?. Me llama la atencion que entre los objetivos no se encuentran: construir cosas, ni hacer metros, ni dedicar el dinero nuestro a las campañas, ni comprar aviones y la lista de cosas que no estan podrian ser interminables….

Los objetivos del milenios tienen que ver con la erradicación de la pobreza, lograr la enseñanza primaria universal, promover la igualdad de género, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, combatir el VIH/Sida, el Paludismo y otras enfermedades. También garantizar el sustento del medio ambiente y fomentar una asociación mundial para el desarrollo

Sin embargo hoy leemos una noticia que dice que Salud Publica tiene 5 años sin cumplir sus metas epidemiologicas… ¿Que estamos haciendo para cumplirlas? ¿…que monto del presupuesto hemos destinado para esos dos rubros? ¿Que estamos haciendo para ayudar al medio ambiente… ?

Lo unico que veo en el gobierno es puro clientelismo, campaña politica, corrupcion a todos los niveles… pero seguimos queriendo echarle la culpa al gobierno anterior.

No es que digo que el gobierno anterior no hayan sido un factor, que los huracanes no sean una realidad, etc, pero no es cierto que esas son las razones fundamentales.

Mi opinion es que los gobiernos no estan haciendo nada por el pueblo, se han convertido en una forma de resolver los problemas particulares de los compañeros del partido de turno.

Nunca imagine que uno podria decepcionarse tanto de una clase como estoy de los politicos.

Escribo esto con la esperanza de que si hay algun,  que todavia tenga algo de vergüenza y por casualidad lo lea, mejor se ponga a pensar como resolver los problemas de nuestro pais, y no a buscar a quien echarle la culpa de nuestros males.