Perdida de Memoria a Corto Plazo

Hace unos años leí el libro de Eduardo Punset: “El viaje a la felicidad”. En su momento el libro me pareció muy acertado en muchos de sus planteamientos. Pero una de las partes que más me impacto, se trataba de cómo los humanos interpretábamos los recuerdos.

“El planteaba que, en cierto modo, cada vez que se recuerda algo se vuelve a revivir lo recordado. Cada vez que se reaviva un recuerdo se reconstruye biológicamente

Esa es la razón por la cual algo que nos ocurrió en el pasado, que nos produjo miedo, tristeza, alegría, al recordarlo volvemos a revivir y las emociones de aquel momento vuelve a reconstruirse en nosotros.

Muchas veces perdemos la paz cuando ciertas situaciones ocurren en nuestra vida. Alguien nos agrede verbalmente, nos sentimos mal y a lo largo del día al recordar el incidente, volvemos a sentir una y otra vez el enojo o la impotencia; igual pasa si se trata de algo que nos ocasiona ira, nos pasamos todo el día enojados con cualquiera que se pare frente a nosotros y nos diga: “va a llover”.

¿Porque tan fácil alguien te quita la paz de tus días? O tal vez la pregunta sería: ¿Por qué dejamos que otro nos quite la felicidad de una forma tan fácil?

Recuerdo que en aquella época cuando leí el libro me hubiera gustado tener la memoria selectiva de Doris, la pececita de Buscando a Nemo, creo que nuestra vida fuera más grata, si fuéramos capaces de dejar las cosas que nos perturban de lado cuando ocurren y seguir adelante, pero por el contrario, vamos rumeando como las vacas una y otra vez, contándole  a todo el que nos viene de encuentro, en lugar de olvidar el incidente y no pensar más en eso.

No quiero pasar el resto de mi vida triste o deprimida o dejarme llevar por la ira y el enojo, quiero hacerme el firme propósito de que las cosas ocurran y dejarlas pasar, dejarlas ir, que se queden dónde están y no arrastrarlas a lo largo del día, o de la semana o el mes, o del año, o del resto de mi vida. De hoy en adelante a todo aquel que intente perturbar mi paz, le aplicaré la memoria a corto plazo de Doris…. ¿Quieres algo? … aunque me digan: “Lo tuyo no es normal!!!”

Doris memoria a corto plazo

Musica maestro!!!

Cuando era chiquita soñaba con ser cantante. Recuerdo que los sábados eran días maravillosos, cogía un micrófono, abría el closet que hacia las veces de escenario y comenzaba a cantar a toda voz. Algunas personas le decían a mi papa que cantaba bien, que porque no me ponía en clases, pero me imagino que el tenia miedo de que me dedicara a esos asuntos y nunca les hizo caso.

Recuerdo que en unas navidades me regalaron un tocadiscos portátil, no me lo podía creer, el único problema era que no tenia discos, en esa época se usaban los de 45 y los de 33 (nuestros hijos no tienen ni idea de lo que es eso). Armada de mi tocadiscos eche mano de la colección de discos de mis padres, entre los que se encontraban canciones muy viejas, recuerdo entre otras Gardel, los matamoros, los Angeles Negros que eran de mis preferidas.

A partir de ese momento todo el que quería regalarme algo me obsequiaba un LP (Long Play asi se llamaban), y me fui armando de mi propia colección: Julio Iglesias, Camilo Sexto, La Pandilla, Joan Manuel Serrat.

Otro de mis placeres era ir donde mi abuela Maria los sábados, ella tenia una colección buena de discos que eran de mi primo, y que habían quedado por ahí luego de que el se fue de la casa. Asi que de 5:00 a 7:00 de la tarde era cita obligada para sentarme a escuchar discos y por supuesto a cantar.

Luego llegaron los cassettes, y entonces uno podía grabar música, recuerdo que ponía el radio y entonces iba grabando canciones, aunque siempre salía a mitad de la canción algún anuncio que nos dañaba la grabación, pero eso no era problema. Pasamos a poder escuchar canciones en el carro, con los cassettes, y era un placer ir manejando y cantando.

Todo esto ha venido a mi cabeza hoy porque estoy leyendo el libro de Punset y hay un planteamiento bien interesante sobre la música.

Las investigaciones mas recientes han revelado que la música, al actuar sobre el sistema nervioso central aumenta los niveles de endorfinas… De estas se ha descubierto que dan motivación energía y optimismo, que disminuyen el dolor que contribuyen a la sensación de bienestar y que estimulan los sentimientos de gratitud y satisfacción existencial.”

Un estudio publicado en el Journal of the American Medical Association indica que: “La música es un medio para distraernos del dolor y aliviar la ansiedad” y dice Punset: “ Aunque la música no es estrictamente necesaria para la supervivencia de la especie humana, constituye un beneficio significativo para nuestro bienestar físico y mental”

Interesante!!!, siempre me había preguntado porque me gustaba tanto escuchar música, y esto que plantea Punset podría ser una excelente explicación… Es maravilloso que algo tan sano pueda causar efectos tan positivos en nuestra vida. Finalmente la música junto con las artes “es una forma de alejarse de las propias limitaciones, de viajar a la felicidad, pudiendo regresar sin peligro”, dice Punset. Hoy tengo deseos de coger el micrófono y cantar como cuando niña y creer de nuevo que puedo aun lograr mi sueño.

Volved a Galilea… y vivir cada día con Alegria

Ayer estuve escuchando una entrevista que le hicieron a José Antonio Pagola sobre su libro “Jesus. Aproximación Histórica”

Leí el libro casi completo, debo confesar que aun no lo he terminado, porque no es un libro que se puede leer así nomas de un tirón, hay que disfrutarlo. En agosto de este año comencé un curso de Jesucristo con los Dominicos, que aunque ha desmontado muchas de mis creencias fruto de una fe tradicional, lo que ha hecho es fortalecer cada día mas mi fé.

Como parte del material que nos ha dado Javier, nos facilitó esta entrevista a José Antonio Pagola, la cual no tiene desperdicios. Entre las cosas que mas me gustaron de sus palabras está su concepto sobre Jesus: “en el centro de Jesús está la compasión”. “Un cristiano es aquel que sigue a Jesús”. “Y Dios es simplemente esa presencia que cada día trata de entrar en el mundo para lograr que este sea un mundo mas feliz”. “ El que se encuentra a Dios no puede aburrirse, porque debe dedicar su vida a tratar de que este sea un mundo mas sano, mas humano, mas solidario, que haya paz, que no haya injusticia”.

El entrevistador le pregunto en algún momento que, si después de 2000 años y a la luz de la realidad en la que vivimos, no le parecía que Jesús había fracasado y que lo que se percibía era una perdida de la Fé. El le responde: “La fé no es algo que se pierde, porque la Fé no es como tener una navaja… hoy al igual que en aquel momento, muchos siguen rechazando y crucificando a Jesús, en mi caso: la esperanza, la fuerza, el entusiasmo para poder hacer un mundo mejor, solo la puedo encontrar en Jesús… ¿A quien puedo ir yo para dar sentido a mi vida? Solo a Jesús. Si perdiera mi fé me derrumbaría”. “No es en la iglesia donde encontraremos signos de Jesús”.

Luego el entrevistador le pregunta: “¿Jesus resucitó? Y el le responde: En el evangelio de Marcos cuando las mujeres llegan al sepulcro y le preguntan por el maestro, hay un hombre vestido de blanco que les dice: “ Id sin embargo, a decirle a los discipulos, y a Pedro que irá delante de vosotros a Galilea” (Mc 16, 7). “Id a Galilea y alli encontraran a Jesús”. Si queremos encontrar al Jesus resucitado, lo único que tenemos que hacer es volver a los orígenes, y vivir tal y como lo hizo Jesús.

Bueno, ya lo dije al principio, la entrevista no tiene desperdicio, pero finalmente me ha hecho pensar en esa definición sencilla de Dios… es simplemente la presencia que cada dia trata de hacer de este un mundo feliz... y me pregunto ¿Que estamos haciendo cada uno de nosotros para hacer de este un mundo mas feliz? Cuando pienso en los días, y como cualquier tontería nos amarga, nos hace sentir tristes, como nos dejamos afectar por cualquier cosa que ocurre, no somos capaces ni siquiera de ser felices nosotros o hacer felices a aquellos que nos rodean.

Estoy leyendo un libro de Eduardo Punset: “Viaje a la Felicidad” es un libro científico muy interesante y he encontrado una frase que me ha impactado: “ La felicidad es la ausencia de miedo” … y luego en otro punto dice: “El terror del cerebro a adaptarse a nuevas reglas del juego, el pánico a perder el control de la situación, la inercia de las costumbres y los intereses establecidos, el peso de la tradición y la historia se alían para poner obstáculos a la innovación y al cambio” nos pasamos la vida teniendo tanto miedo a lo desconocido, al cambio a lo que vendrá, a lo que no ha llegado aún, que no disfrutamos el momento presente y perdemos el sentido de la felicidad.

Creo que Jesus fue feliz, disfruto en medio de todas sus carencias el paso por el mundo, y se dedico a proclamar que era necesario un mundo mas justo, mas sano, con mas amor y mas alegría, tal vez simplemente debemos “volver a Galilea” y seguir su ejemplo y vivir con alegría en cada día de nuestras vidas.