Renovar la pasión para recuperar la esperanza y el sentido.


Hace apenas unos días que comenzó el nuevo año, siempre me gusta llenarme de deseos y propósitos a principios de año, me hace comenzar el año con optimismo.

El sábado y el domingo, primero y último día del año, me la pasé planificando mi año 2012. El domingo me llamó un amigo y cuando me preguntó que estaba haciendo, le dije que no le diría porque se iba a burlar de mi. En algunas ocasiones he comentado a algunas personas lo que hago a principio de cada año y me dicen que no pueden llevar una vida tan planificada. Pues yo si!! Escribir lo que quiero hacer, poner en un papel metas medibles con sus plazos me hace sentir después durante el año que realmente “si he hecho algo” y que avanzo.

¿Por qué hago esto? Nos llega un año, en esta ocasión con 366 días por delante (me corrigió mi amigo que es bisiesto) . No sé porque razón los humanos olvidamos muy rápido las alegrías y recordamos tanto las tristezas y decepciones. Así que por ahí por junio, cuando se nos ocurre evaluar como va el año, decimos: “uf!!! Este es un año pésimo”, porque solo nos acordamos de todo el trabajo que hemos pasado y ya hemos olvidado todas las bendiciones que hemos tenido cada día.

Yo, por mi parte, cada semana me siento en mi escritorio, reviso mis metas y voy evaluando cuales he cumplido y en cuales he fallado. Y comienzo el lunes siguiente con el propósito de hacer bien las cosas y no flaquear. En mi caso cuando llega junio, en lugar de dejarle la evaluación a la memoria, saco mi libreta (ahora hasta encontré una aplicación del iphone) y puedo “ver” el porcentaje cumplido. Entonces, con orgullo y alegría me doy cuenta de que muchas de mis metas las he cumplido tal vez no todas en un 100%, pero muchas en 80, 90 y 95%. Por supuesto hay algunas que me han pasado por debajo de la mesa, pero entonces digo: o “esto no es posible” y la borro de mi lista de objetivos o bien, “aún necesito cumplir esto” y me propongo nuevamente hacer un mayor esfuerzo. Entonces me avalancho hacia mi segundo semestre con nuevos bríos y la satisfacción de que las cosas van marchando y que voy por el camino correcto.

A este punto podrán pensar, esta tipa definitivamente esta loca, pues lo estoy!! por la organización, es lo que ha centrado y le ha dado coherencia, sentido y dirección a mi vida y me ha permitido llegar donde estoy. Es mi experiencia y por eso la cuento, tal vez le sirva a alguien de incentivo.

Finalmente esta mañana una reflexión de la lectura tenía una frase que me ha dejado pensando y quiero agregara a mis objetivos de este año: “renovar la pasión” creo que todo lo que hacemos en la vida debemos hacerlo con pasión, el trabajo, escribir, el amor, la amistad. La pasión es: arrebato, delirio, entusiasmo, frenesí, vehemencia, arranque y cualquier cosa que emprendamos con pasión tiene mas probabilidades de tener éxito.

La reflexión terminaba “pidiéndole al creador que me mostrara qué necesito para renovar la pasión, a fin de recuperar la esperanza y el sentido”  Me parece un lema excelente para este año: Encontrar en mi vida la forma de renovar la pasión para recuperar la esperanza y el sentido.

5 comentarios en “Renovar la pasión para recuperar la esperanza y el sentido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s