Una joven de “aquella época”

No se si la gente de antes, ósea, nosotros cuando éramos jóvenes, fuimos criados de una forma distinta. Una forma en la que los valores eran fundamentales y normativos de nuestra vida. En aquella época en que tenia entre 20 y 25 años, mis años de estudiante universitario, las cosas eran muy distintas. No se … Continúa leyendo Una joven de “aquella época”

Desierto

Es la noche de un sábado igual que muchos de esos que han llegado a mi vida en estos tiempos, con deseos de hacer algo diferente, pero sin muchas opciones. Hoy tengo una necesidad imperiosa de escribir, de escribir porque en estos días me encuentro en medio de un desierto, hace algunas semanas que me … Continúa leyendo Desierto

“No son la personas que nos hieren, sino la idea que nos hacemos de ellas”

Leí esto el sábado en mi libro de Grum (Encuentra tu equilibrio Interior) y he pensado tanto en estas palabras, siento que encierran una gran verdad. Pasamos por la vida creando expectativas de las personas que nos rodean: del compañero de vida, de los hijos, amigos, de los compañeros de trabajo, de los empleados, y … Continúa leyendo “No son la personas que nos hieren, sino la idea que nos hacemos de ellas”

Me uno al grupo de los….

"En la cima de una empresa, de una entidad, de una organización, solo puede haber una persona que luche por los objetivos de esa organización. Hace falta alguien que son su esfuerzo personal la lleve adelante. De lo contrario, se hará sentir en el grupo la fuerza de la gravitación que tirará de todos hacia … Continúa leyendo Me uno al grupo de los….

No decepcionarnos, ni desalentarnos, a pesar todo.

Hace unos domingos escuche una homilía que me hizo reflexionar sobre la decepción y el desaliento, y quiero compartirlo hoy. ¿Que ocurre cuando las cosas salen mal continuamente y sentimos que no vale la pena seguir adelante? Decepción??? “Ese Sentimiento de contrariedad producido por algo que no responde a las expectativas puestas en ello”. Desaliento??? … Continúa leyendo No decepcionarnos, ni desalentarnos, a pesar todo.