No decepcionarnos, ni desalentarnos, a pesar todo.


Hace unos domingos escuche una homilía que me hizo reflexionar sobre la decepción y el desaliento, y quiero compartirlo hoy.

¿Que ocurre cuando las cosas salen mal continuamente y sentimos que no vale la pena seguir adelante? Decepción???Ese Sentimiento de contrariedad producido por algo que no responde a las expectativas puestas en ello”. Desaliento??? “Ese querer quitar los ánimos, la valentía, la energía a la persona”.

En medio de la crisis que nos ha tocado a todos, vivimos en el mundo de la decepción y el desaliento, y lo peor de todo es que no sólo nos decepcionamos del mundo que nos rodea, sino que en ocasiones nos decepcionamos y desalentamos ante nuestras propias debilidades y fracasos.

La homilía giraba en el sentido de que a pesar de que creemos que muchas veces fracasamos ante Dios, El  nunca se decepciona ni se desanima de nosotros.  A propósito de esto encontré la siguiente cita en el libro de Thomas Merton (Vida y Santidad) que estoy leyendo:

“Nos hacemos santos (insisto no trato de ser santa, pero ese es el tema del libro), no a base de superar nuestras propias debilidades, sino dejando que el Señor nos conceda la fortaleza y pureza de su espíritu a cambio de nuestra debilidad y miseria… Si somos capaces de creer que El realmente es nuestro padre amoroso, si creemos que El nos ama no porque somos dignos, sino simplemente porque necesitamos de su amor… entonces podremos avanzar con confianza. No nos desalentaran nuestras inevitables debilidades y fracasos”.

Dios, siempre está allí y con su fuerza nos alienta, nos anima. Recuerdo a mi papa, cuando las cosas no me salían bien, el siempre me decía: “Nunca, nunca te des por vencido”… Y en medio de nuestras debilidades y fracasos, que difícil a veces resulta mantener el animo arriba.

Pienso que debemos reconocernos a nosotros mismos con nuestras miserias, debilidades, flaqueó, no para decepcionarnos y desanimarnos o auto-compadecernos, sino para NUNCA, NUNCA, NUNCA darnos por vencidos y saber que a pesar de todo somos capaces de salir adelante y que al final Dios, padre amoroso está a nuestro lado para creer en nosotros sin limites.

Reflexiono esto en el contexto de la Semana Santa… con la idea que la pasión y resurrección de Jesús, me ayuden a también a morir y resucitar de nuevo, con la confianza en mi misma de poder vencer el desaliento y la decepción que a veces quiere instalarse en nuestro corazón.

Termino repitiendo las palabras hermosas del Salmo de hoy:

“El Señor es mi Luz y salvación. ¿A quien temeré? El Señor es la defensa de mi vida. ¿Quien me hará temblar?… Confía en el Señor. Animo Arriba!!! Espera en el Señor.

4 comentarios en “No decepcionarnos, ni desalentarnos, a pesar todo.

  1. Sirvan estas fechas para recordar que el dolor purifica nuestro espiritu y así engrandece nuestro interior y podemos crecer en nuestra fé, esperanza y entonces el dolor nos puerifica y podemos ver la luz al final del camino porque vamos en brazos del supremo crador casi sin sentir….

  2. ROCIO PARA EL ALMAasi son estos días para quienes hemos decido “dentro del mundo” vivir en DIOS! TOMEMOS NUESTRA CRUZ! y Renovemos con ALEGRIA nuestra libre eleccion de ser CORREDENTORES!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s