Danos “Solo el pan de cada día”


Esta semana que pasó estuve reflexionando sobre la lectura de mateo de la multiplicación de los panes.

Siempre he pensado en esa lectura desde otro punto de vista. Se que a los ojos de los que leemos la biblia puede ser mágico y se considera uno de los grandes milagros de Jesús. A partir de unos pocos panes y unos peces se pudo saciar el hambre de unas miles de persona, según dicen los evangelios.

A mi en lo particular siempre me ha gustado pensar en algo mas realista, menos mágico. Al pensar en este evangelio se me ocurre imaginar a todas aquellas personas sentadas allí al descampado, algunos no tenían nada y otros teniendo algo para comer; de repente los apóstoles recorren la multitud y recolectan lo poco que cada cual tenia y lo re-distribuyen entre todos y la comida, que en principio no alcanzaba para nada, después de ese compartir, alcanza y sobra.

Puede ser que muchos piensen que lo que digo es un sacrilegio, pero por un momento cierro los ojos y pienso lo maravilloso seria el mundo si lográramos recoger lo que todos tenemos y distribuirlo, estoy convencida de que, lo que existe sobre la tierra, alcanzaría para todos y sobraría.

Eso me ha hecho pensar en mi vida personal y como, muchas veces en nuestras casas, desperdiciamos comida. Preparamos una cena y uno siempre quiere que sobre, “para que no falte” y después queda muchísima comida. Esta semana me encontraba de vacaciones en casa de mi hermana y siempre me asombra la capacidad que ella tiene de reciclar, en su casa, puedo decir, que normalmente nada se tira a la basura, todo se aprovecha, y me parece maravilloso de su parte.

También he pensado en muchas personas que andan con sobre-peso, con unos grados de obesidad alarmantes, porque ingieren mas alimentos del que necesitan, a mi también me pasa que a veces como sin necesidad, mas allá de lo que debería, y mientras ¡cuántas personas no tienen que llevarse a la boca en todo el día!

Dice Pagola: “Si compartimos lo poco que tenemos se puede saciar el hambre de todos”

Hoy quiero hacer el propósito de no desperdiciar la comida que podría faltarle a los demás, segundo, compartir lo que tengo para poder ayudar a saciar el hambre de muchos que no tienen que comer, y por último cuando sienta la tentación de comer mas allá de mis necesidades, recordar a todos aquellos que no tienen el pan de cada día que con tanto fervor pedimos en el Padre Nuestro.

Un comentario en “Danos “Solo el pan de cada día”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s