Frustración


En general suelo ser de un temperamento un poco enojon. la verdad es que me enojo fácilmente, y aunque en los últimos tiempos de mi vida he tratado de controlarme, a veces cuando me enojo, exploto, hablo mal y terminó llenándome de ira, esto me molesta sobremanera de mi misma, me avergüenza y despues me siento miserable, porque no me gusta comportarme de esa manera.

Tengo casi seis meses trabajando desde casa, esto ha provocado que mi interacción personal se haya reducido bastante y por supuesto al no relacionarse con otros, las posibilidades de enojarme se reducen. Pero también ha ocurrido que como se han espaciado mis ataques de ira, cuando ocurren me doy cuenta de inmediato y me siento todavía peor.

La idea que me ha hecho reflexionar del Libro de las Alegrías es porque creo haber descubierto porque me incomodo tanto y comparto las ideas:

“Donde hay miedo tarde o temprano habrá frustración y la frustración trae ira… Cuando aparezca la ira, pensad: ¿De qué tienes miedo? … de esa forma descubrirás cuál es la causa de la frustración… cuando nos dejamos llevar por la ira perdemos la cabeza y perdemos la capacidad del pensamiento crítico…”

Bajo la rabia está el miedo de no obtener lo que necesitamos, de que las cosas no sean como yo quiero que sean o como yo pienso que deben ser… miedo de no tener el control… de que las cosas salgan mal… de que alguien se queje cuando creo que no es justo que se queje… de que no se cumplan las expectativas que tengo del trabajo de los otros… miedo de descubrir que probablemente fui yo quien se equivocó…  ¡Cuántos miedos se esconden bajo la ira!

Pero dice el Dalai Lama: “¿Qué conseguirás con tanta ira gritando y quejándote y poniéndote de mal humor? Si lo piensas te darás cuenta de que la ira no sirve para nada”. Solo sirve para desahogarnos de nuestras frustraciones. 

¿Puedo escapar de la ira?  Para hacerlo debo estar dispuesto a reconocer que soy vulnerable

El estrés y la ansiedad proceden de las expectativas que tenemos sobre cómo deberían ocurrir las cosas. Cuando somos capaces de aceptar que las cosas no necesariamente ocurren como esperamos, por que hay demasiados factores y circunstancias que están fuera del alcance de nuestras manos entonces tendremos menos frustraciones y estaremos más alegres.

La pandemia y este encerramiento son algunos días desesperantes, pero a veces pienso que todavía necesito más días alejada del mundo en el silencio de mi habitación para seguir intentando ser una mejor persona. Sé que eso es más fácil decirlo, porque al final solo podré comprobar mis logros cuando vuelva a la vida, pero de verdad sigo intentando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s