Perdonar sinceramente puede ser heroico


Pienso que las ideas van y vienen y regresan de vez en cuando a nuestro corazón, cuando algo nos ocurre o nos impacta volvemos a pensar en ciertas cosas.

En estos días en que tengo mas tiempo quería reunir todos mis post escritos en un solo documento. Yo misma me asombre al descubrir que tengo casi 3 años escribiendo en el blog.  Encontré dos escritos acerca del perdón. Me debatía si debía volver a escribir sobre esto. Lo cierto es que hace unos domingos en misa encontré un escrito del párroco de Santo Tomas de Aquino: Fr. José Alberto. Recuerdo a José Alberto hace unos años, cuando era novicio en San Jerónimo y sentí un gran orgullo ajeno al encontrarlo de repente como párroco en la iglesia. El escrito era sobre el Perdón y pensé que el momento (Semana Santa) era propicio para escribir lo que tenia en la cabeza.

El domingo mientras leían la pasión volvieron a mi mete las palabras de Jesús en la cruz: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23, 33-34)  y volví a recordar el escrito de José Alberto: “Perdonar sinceramente en ocasiones puede resultar heroico… El perdón opera un cambio de corazón. Al perdonar no borramos el mal hecho, no le quitamos la responsabilidad al ofensor por el daño hecho, ni niega el derecho a hacer justicia a la persona que ha sido herida… pero paradójicamente al ofrecer nuestra buena voluntad al ofensor, encontramos el poder para sanarnos”

Pensaba que muchas veces creemos que al personar borramos lo que el otro ha hecho, o le quitamos responsabilidad por lo que ha hecho, y quizás esa sea la razón por la cual nos cuesta tanto o nos negamos a perdonar, tal vez pensar que simplemente al hacerlo nos liberamos a nosotros mismos, porque nos desatamos de esa persona que nos ha hecho algún mal, haga mas fácil el proceso.

Finalmente, siempre he creído firmemente que Jesús en el ejemplo para nuestras vidas, y que si queremos saber cual es la forma en que debemos actuar bajo ciertas circunstancias buscar su vida y descubrir su actuar es un buen inicio.

A propósito de su pasión, si él fue capaz de estar clavado en una cruz, y aún en ese momento pedir a Dios que personara a sus ofensores… ¿que tanto mal nos puede hacer alguien en este mundo? ¿Qué puede ser tan grave que no podamos perdonar?. Termino diciendo simplemente: Padre… enséñame a perdonar igual que Jesús.

2 comentarios en “Perdonar sinceramente puede ser heroico

  1. Hola Carolina, me detuve a leer este post, y me quedé pensando en el mismo.
    Una de las cosas que incluyo en mi trabajo diario, es observar (y en algunos casos juzgar) el acto, pero no la persona. Esta diferencia hace una diferencia.
    Tampoco quiero decir con esto que es sencillo, pues para cada caso un mundo ¿no?.
    Solo decir que esa diferencia en la mirada, puede aportar a todo esto.

    Un saludo.
    Alejandro

    1. Alejandro… en realidad tienes razón cuando tratamos de juzgar el hecho y no la persona es como mirar un poco desde afuera… lo voy a tomar en cuenta cuando me toque juzgar!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s