Paz y Bien para todos


Hace unos días estuve pensando en los grados de violencia de nuestro mundo. Queria escribir algo al respecto, pero pasaron los días y me olvide un poco del tema. Hoy en la mañana estaba leyendo un articulo de Leonardo Boff que volvió a hacerme pensar en eso.

Encontré la siguiente reflexión en el libro de Pagola: “Jesús no se detiene a precisar, si en alguna circunstancia concreta, la violencia puede ser legitima. Más bien nos invita a trabajar para que no lo sea nunca”

Entonces pensaba en algunos hechos ocurridos en los últimos meses: Un piloto decide estrallar un avión con 150 pasajeros, una niña es enviada con una carga de explosivos en su cuerpo a un mercado, un soldado de la minustah es asesinado, un diario de Francia es explotado en nombre de “Dios”. Siento que los grados de violencia de nuestro mundo han llegado a niveles escandalosos, que solo pueden entristecer nuestro corazón.

Pagola reflexionaba a partir de las palabras de Jesús: “Amad a vuestros enemigos, y haced bien a los que los aborrecen”, en esta sociedad actual las palabras de Jesús suenan discordantes, dice Pagola y agrega : “Y sin embargo, quizás es la palabra que más necesitamos escuchar en estos momentos, sumidos en la perplejidad no sabemos que hacer en concreto para ir arrancando del mundo la violencia”

Pagola nos dice que Jesús nos invita a trabaja para que bajo ninguna circunstancia la violencia sea justificable… lo que Jesús nos dice es que “No se lucha contra el mal cuando destruimos a las personas… hay que combatir el mal pero sin buscar la destrucción de nuestros adversarios”.

Ante tanta violencia uno lo que tiene es rabia… esa rabia de la que nos habla Silvio Rodríguez, la violencia nos hace responder con violencia, aunque uno no sea capaz de actuar, le dan ganas de insultar a los que hacen estas cosas, de decir “si me lo encuentro soy capaz de cualquier cosa”

Pues hoy leyendo a Boff volvi a pensar en todo esto… el articulo habla de San Francisco de Asis. Sus palabras de saludo a las personas eran: Paz y Bien. Los invito a que lean el articulo, yo solo voy a recoger una pequeña idea: ” La verdadera alegría no esta en la autoestima, ni en la necesidad de reconocimiento, ni en hacer milagros o hablar lenguas. En su lugar, coloca los fundamentos de la cultura de Paz: el amor, la capacidad de suportar la contradicción, el perdón y la reconciliación, en lugar de cualquier cobro o retribución o exigencia previa. Vivida esa actitud, irrumpe la paz, la paz de corazón, inalterable, capaz de convivir jovialmente con las mas duras oposiciones, paz como fruto del completo desprendimiento. ¿No son esas las primicias de un Reino de Justicia, de paz y de amor que tanto deseamos?

Hoy igual que siempre termino haciendo una petición especial a Dios, que bajo ninguna situación me permita actuar de palabra o acción con violencia… Paz y Bien a todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s