Volver a emprender el viaje


Hoy tuve una conversación con mi hijo.  Tiene 18 años y el mundo por delante. Tiene muy claro lo que quiere y me dice que cuando ellos ya no estén o ya no dependan de mi puedo re-orientar mi vida y hacer lo que quiera.

Me preguntaba si a los 46 años uno puede ponerse a pensar que quiere hacer con su vida. ¿Cómo puede uno pensar en cambiar la vida que uno tiene en lo que podría ser la mitad de tu vida?

 Vinieron a mi cabeza las palabras que había leído en esta semana en el libro de Merton (“El Signo de Jonas”): “ ¿De que vale tener una vocación mejor en sí misma, si no es verdaderamente la nuestra? ¿Cómo puede ser mi vocación cuando siento tan fuerte inclinación hacia otra?

Cuantas veces estamos en medio de una vida y sentimos que no es la que queremos vivir. A los ojos de todo el que te rodea es la vida perfecta, la mejor vocación, el mejor trabajo, lo que cualquiera aspiraría, pero entonces nos miramos y decimos: “aunque a los ojos de otros mi vida sea perfecta, yo siento que estoy en el lugar, en el momento equivocado de la vida, que debía tener 20 años menos y poder inclinarme a lo que siento que es mi vocación”

¿Pero quien dice que no nos volveremos a equivocar? ¿quien asegura que si uno diera vuelta al reloj 20 años atrás y tuviera que decidir de nuevo su vida, y eligiera un camino distinto, 20 años después no estaría en la misma situación, soñando con la vida que debía haber elegido.?

Le dije a mi hijo, que la vida que yo quiero es esta, es la que Dios me puso delante y es la que debo vivir, y enfrentar cada mañana. “Tan pronto como uno deja de viajar ha llegado”, dice Merton… La vida son muchos viajes y cuando termina alguna etapa de la vida se termina un viaje y debemos comenzar a pensar, a soñar en el próximo que emprenderemos.

Cuando podemos volver a tomar nuestro camino volvemos a ver la estrella que nos guía, nuestro norte, descubrimos hacía donde debemos dirigirnos. Perdemos el miedo a caminar, no tenemos duda hacía donde ir.

En estos días he sentido que ha terminado un viaje y estoy aquí detenida, pero creo que me he parado a descansar mas de la cuenta, y corro el riesgo acomodarme y no querer emprender viaje nuevamente. Creo que pronto debo bajar las maletas y comenzar a empacar y volver a emprender el nuevo viaje que me llevará a otras tierras, otras vidas, de maneras diferentes de pensar..

5 comentarios en “Volver a emprender el viaje

  1. Loved it, Carolina! Yo tengo esos 20 años menos que dices y entonces quiero retroceder 10 más… Tienes toda la razón cuando dices: “¿Pero quien dice que no nos volveremos a equivocar?”
    Hoy me cae muy bien reflexionar que: “la vida que yo quiero es esta, es la que Dios me puso delante y es la que debo vivir, y enfrentar cada mañana.” Gracias por compartir! Un beso grande.

  2. Asi es Mariela… Hace unas semanas vi con Fer el Sr. de los Anillos y hubo un frase que me gustó: “Debemos vivir la vida que se nos ha dado” siempre pensamos que otra puede ser la mejor… pero creo que si lo pensamos, la que tenemos siempre es la mejor porque para los que creemos fue la Dios dispuso en este momento de nuestra vida.

    Besos por aqui para ustedes

  3. ¿La vida perfecta es una vida confortable? tener dinero suficiente, las cosas materiales justas, libertad, amigos…todo lo que a simple vista se puede ver. Yo tengo esa vida y sin embargo a veces la siento vacía.

    Constantemente la sensación de estarse perdiendo algo, de no vivir aquello que realmente quiero, para lo que estoy en este mundo y que me haría sentir la verdadera integración con lo que me rodea, dejar de sentirme extranjera en una vida a veces feliz a veces no, pero que no me acaba de permitir vivir intensamente.

    Y me pregunto, ¿Realmente esto lo llegaré a conseguir alguna vez? ¿Es posible? Estoy dispuesta a hacer lo que sea para conseguirlo pero…a veces no tengo claro como encontrar los billetes para “mi” viaje, aquel que es sólo mio.

    Alguna vez he pensado que esto no era más que una inadaptación por mi parte, demasiadiada exigencia, soledad y tristeza acumulada, quien sabe…

  4. “There was a man named Michael Finnegan. He grew whiskers on his ‘chin’-negan. He shaved them off and they grew back in again. Poor old Michael Finnegan. Begin again.”
    –Mike Finnegan, de la película Finnegan Begin Again

    Nunca es tarde para comenzar de nuevo. Cuando comenzamos en nuestra vida damos muchos tropezones hasta llegar al punto donde decimos: “Ya no necesito nada mas!”

    Entonces es cuando tenemos la sabiduría y la experiencia necesaria para hacer algo nuevo e inesperado.

    Comenzar de nuevo es siempre Gratificante…

  5. Tenía un lema en una plaquita que tenía en un llavero que me regalaron mis hijos y decía: “Ahí donde Dios me ha puesto debo florecer”. Creo que era una frase de “Rabanitos”. A veces queremos florecer en otro campo, pero los que lo han intentado solo han cosechado frustraciones: realmente no se puede.
    Recientemente vi con Guillermo Emilio Midnight in París, una película hermosísima de Woody Allen (a propósito leí una crítica en el suplemento OH del Listín donde una fulana hizo críticas de varias películas y dice que la película es tan mala que ella y su acompañante se durmieron a la media hora. Trataré de no usarla como guía en el futuro). El protagonista está convencido de que la época más hermosa de París eran los años 20 del siglo pasado cuando allí vivían Hemingway, Ezra Proud, Scott Fitzgerald, Flaubert, Picaso, etc. Logra viajar al pasado hasta esa época y se encuentra con una fulana, que vivía en esa época pero ella está convencida de que la mejor época fue la de finales del siglo XIX y lo lleva hacia esa época. Allí se encuentran con Toulusse Lautreau, Renoir y otros pintores que florecieron en París a finales de siglo, pero esa gente añora una época anterior.
    Creo que fue el Arcipreste de Hita el que dijo que “a nuestro parecer cualquier tiempo pasado fue mejor”. Ese seguirá siendo el problema: Seguimos buscando donde nace el arco iris y al fin, cansados de caminar, nos damos cuenta de que ese lugar seguirá estando más adelante.
    Creo que a final de cuentas, la vida es una eterna búsqueda.
    Hace unos días me puse a pensar en el tema de la felicidad. Debe haber miles de definiciones pues lo más probable es que cada quien tenga la suya. Yo también tengo la mía, pero no es fue concebida por mi sino que la tomé prestada de alguien hace mas de 45 años y me ha servido de soporte en los momentos más bajos de mi existencia: “La FELICIDAD consiste, la mayoría de las veces, en conformarnos con mucho menos de lo que hubiéramos deseado”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s