Encontrar el ritmo del Espíritu

“Si necesitamos la habilidad para movernos con la rapidez que nos ofrecen las nuevas tecnologías, también buscamos los tiempos de reposo y de contemplación en los que no podemos adelantar ni un segundo las gracias de Dios que se van haciendo parte de nuestra afectividad profunda y de nuestro cuerpo, al ritmo del espíritu que nosotros no podemos acelerar” La letra pequeña, Benjamín Gonzalez Buelta

En estos días ando acelerada, con la lista de pendientes a unos niveles que pareciera que nunca se va a terminar. Apenas tengo tiempo para respirar y de repente hoy me detengo y pienso, ¿Realmente quisiera esto? ¿E necesario vivir con tanto estrés y una vida tan acelerada?

Hoy Benjamín nos invita a buscar los tiempos de reposo y contemplación, esos momentos en los cuales nos dejamos llevar y el tiempo no nos importa y lo que tenemos pendiente se vuelve intranscendente y lo dejamos de lado. Hoy nos invita a dejarmos envolver por el ritmo del espíritu que nosotros no podemos acelerar.

Pido a Dios que me de la paz interior que necesito para dejar que el vaya llenando mi  espacio interior y el espíritu se convierta en mi guía.