¿En serio eso es un castigo?

Comencé a creer conscientemente en Dios gracias a una amiga que tuve en la secundaria: Fanny. Aunque cada año asistía a un retiro del colegio y siempre había estudiado en colegios católicos, e iba a misa cada domingo, mi amistad con ella fue que me llevó a ser consciente del Dios en el que creía. … Continúa leyendo ¿En serio eso es un castigo?