Chromos, Kairos, Eschaton


Tiempo… talvez ande obsesionada con el tiempo, y es que en estos dias ando con el sentimiento de que quisiera tener mas tiempo, aunque aveces tengo la triste sensación de que no se para que.

Con esos pensamiento ando, cuando me encontré en mi libro de Albert Nolan con estos conceptos de los diferentes tipos de tiempo: Chromos, Kairos, Eschaton.

Sé, que había leído antes estos tres conceptos, pero en este caso están orientados desde otro punto de vista. Chromos es el tiempo tal y como la mayoría lo concebimos, es el tiempo que podemos medir y que nos controla cada día desde que suena el reloj despertador hasta que nos vamos directo a la cama.

El tiempo mas hermoso es el Kairos, dice Nolan, que es el tiempo que se describe en ese hermoso pasaje del Eclesiastés que en otras ocasiones he citado en mi Blog y que hoy me permito transcribir:

Todo tiene su tiempo, todas las tareas bajo el sol:

tiempo de nacer, tiempo de morir;

tiempo de plantar, tiempo de arrancar lo plantado;

tiempo de matar, tiempo de sanar;

tiempo de destruir, tiempo de construir;

tiempo de llorar.  tiempo de reír;

tiempo de hacer duelo, tiempo de bailar…

tiempo de amar, tiempo de odiar;

tiempo para la guerra tiempo para la paz.

Muchas veces en la vida,  no aprendemos a comprender el kairos que nos toca vivir y tenemos la sensación que hoy no tengo tiempo, pero… ¿Tiempo para qué?

“Dios determina los diferentes tiempos y por consiguiente, es Dios quien nos habla y nos desafía a traves de nuestro kairos particular. Debemos aprender a reconocer los acontecimientos que vivimos, identificarlos como momentos de verdad, como desafíos, como oportunidades como tiempos de decisión y de acción”, dice Nolan.

“En tiempos de kairos, Dios visita al pueblo, baja a nuestras calles, entra directamente en nuestros hogares. La vida cotidiana es puesta al revés y nada vuelve a ser como antes. Son tiempos favorables, tiempos en que Dios nos ofrece una nueva clase de oportunidades”

Es así, aunque sean tiempos difíciles, tiempos que hubiéramos querido no tener que vivir, es en estos momentos donde Dios nos ofrece esa inmensa oportunidad de cambiar nuestras vidas. Hoy el trabajo me abruma, pero se que estoy en un momento de mi vida en que puedo dar un gran salto y lanzarme a alcanzar cosa realmente importantes y relevantes. Quisiera no desesperarme, quisiera aceptar la gran oportunidad y responsabilidad que se presenta y poder seguir adelante y llegar, allí donde Dios me quiere llevar. Solo cuento con el, es el único que puede llenarme de la fuerza que necesito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s