¿Mami, cuando uno es grande deja de ser igual que cuando uno es pequeño?, mi hijo Fer de 8 años


Cartas Sanadoras

Cuando escribas una carta muy enojado a un amigo que te ha herido profundamente. No la envíes!. Deja la carta en la mesa por algunos días y vuelve a leerla varias veces. Luego pregúntate a ti mismo: “¿Esta carta nos traerá vida a mi amigo y a mi? ¿Nos curará, nos traerá bendiciones? No debes ignorar el hecho de que estas profundamente herido. No tienes que ocultarle a tu amigo que te sientes ofendido. Pero puedes responder de forma que haga que se sane la herida y que sea posible olvidar y abra las puertas de una nueva vida. Re-escribe la carta si piensas que esto no traerá vida, y envíala con una oración a tu amigo.  Henry Nouwen

Me encontré hace unos días con una página de Henry Nouwen, tiene una suscripción para una meditación diaria. Actualmente estoy leyendo un libro de él: Diario desde el Monasterio, me parece que escribe muy bien y decidí suscribirme a estas meditaciones diarias. Al leer esa noche la reflexión de hoy, pensé en una conversación que tuve esta mañana con mi hijo Fernando.

Fer: -¿Mami cuando uno es grande deja de ser igual que cuando uno es pequeño?

Yo: – En que sentido Fer.

Fer: -Bueno, que si uno se enoja con un amigo le dice: ya no quiero ser mas amigo tuyo, pero luego a los pocos días ya vuelven a ser amigos.

Yo: – Bueno, entonces creo que uno es diferente, porque a menos que alguien te haya ofendido demasiado, es mejor no decirle a un amigo que no quieres ser mas su amigo, cuando uno es grande.

Fer: –¿Y porque?

Yo: – (pienso antes de responder) Los niños no son rencorosos y si le dices a un amiguito que no serás mas su amigo, a los 5 min a ambos se le habrá olvidado, y volverán a ser amigos; pero en el caso de los mayores, si le dices eso a un amigo, se ofenderá y uno debe pensarlo bien antes de ofender a un amigo, al final cualquier cosa que un amigo nos haga debemos perdonarlos, porque las personas debemos perdonar sin limites aunque los demás te hayan ofendido, y sobre todo si es una amigo. Así que mejor uno habla con ese amigo, le dice como se siente, le dice que se siente ofendido, pero no le dice que ya no será mas su amigo.

Fer: – A ya se porque mami, por eso que uno dice cuando reza el padre Nuestro…

Yo: – Si Fer por eso que uno dice cuando reza el Padre Nuestro.

Adoro a mis hijos cada día aprendo algo de ellos.

Al leer la reflexión que encontré pensé que probablemente cuando Neuwen escribió esto se usaban aún las cartas y uno podía dejar la carta sobre la mesa y volverla a leer hasta que se te pasara el enojo, pero ahora, en un calentón con alguien, simplemente tomamos la computadora, escribimos llenos de rabia y con un simple clic enviamos sin poder volver a atrás lo que ya dijimos.

Hace mucho que aprendí, que las cosas escritas deben ser bien pensadas, porque cuando uno habla está de frente al otro y puede transmitir los sentimientos de lo que dices, pero cuando alguien recibe una comunicación tuya, puede asumir de ti todos los sentimientos que quiera.

Que feliz es ser niño, enojarnos con los amigos y a los cinco minutos hacer como que no paso nada y volver a jugar juntos, pero los adultos guardamos rencor, nos enojamos, nos irritamos y comenzamos a pensar, que le diremos al otro para que se sienta tan mal como me hizo sentir a nosotros.

Hoy quiero volver a ser niña, poder enojarme con los demás y olvidar las ofensas al rato sin guardar rencor, perdonar sin límites… “Por eso que uno dice cuando reza el Padre Nuestro”, como dice Fer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s