Consolar


A lo largo de estos días he tratado de convencerme a mi misma que llorar no resuelve los problemas y que no se logra nada con las lagrimas, pero no hay caso… ellas salen sin poder resistir, en el momento mas inoportuno, cada vez que algún recuerdo llega al corazón.

Buscando algo que quería escribir en “el libro de los valores” de Anselm Grüm encontré el titulo “Consolar”. Al leerlo me encontré con una historia del libro de Anthony de Mello: “Quien Puede hacer que amanezca”, era acerca de una mujer que llegó desconsolada a donde un maestro a buscar consuelo, porque su hijo había muerto, la respuesta del maestro fue: ”Yo no puedo eliminar tus lagrimas, querida. Lo único que puedo es santificarlas”

Finalmente nadie puede consolarte. Nadie puede darle esperanzas a tus penas o sufrimientos…

Encontré algo hermoso en la lectura de Anselm grüm: “El sufrimiento ennoblece a las personas. No podemos explicarlo. Sólo podemos aceptarlo. Si lo aceptamos nos introduce en lo profundo de nuestro ser y descubrimos en nosotros aquellas cosas hermosas que no pueden ser destruidas por el sufrimiento”.

El fin de semana conversaba con un amigo muy querido, y me decía: yo que vivo en medio de la pobreza de los barrios de República Dominicana te puedo decir, que hay muchas historias, muchos sufrimientos que me llegan, pero al final lo único que podemos hacer es aceptarlos y con coraje enfrentar la nueva realidad que nos toca vivir.

Tal vez no es necesario que tratemos de contener las lagrimas, debemos dejarlas salir, y como dice el maestro santificarlas… para que ellas nos lleven a lo mas profundo de nuestro ser, nos hagan descubrir las cosas hermosas que llevamos dentro y que el sufrimiento no puede destruir, y nos hagan aceptar y enfrentar con coraje la nueva realidad que nos toca vivir.

2 comentarios en “Consolar

  1. Me gustó tu post.
    Cuando uno vive un gran dolor, una gran pena, nada ni nadie puede llegar a lo profundo de nuestro ser.
    Solo cuando nos entregamos al dolor y lo aceptamos, es Dios el que llega y os consuela. Nos cura las heridas y nos da fuerzas para levantarnos y seguir.
    El llega a donde nadie puede llegar.
    Ya te puse entre mis blogs preferidos, seguido me veras entre sus cosas.
    Desde San Juan, Argentina un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s