La tentación


La chimenea ardía y sus llamas chisporroteaban , era el único ruido que se escuchaba en la pequeña sala de la casa de campo, afuera hacía frío y de repente todos nos habíamos quedado en silencio como si se hubieran agotado los temas de conversación. Creo que teníamos otras expectativas de aquel viaje al anochecer a la pequeña casa de campo. La verdad cuando uno lo pensaba no era una locura dadas las circunstancias, al final estábamos allí, solos, libres, sin nadie a quien rendirles cuentas cuatro chicos y dos chicas. Por eso creo que habíamos decidido quedarnos callados al mismo tiempo, intentando descubrir que esperábamos los unos de los otros.

— ¿Qué hay afuera? — escuché mi voz de repente, divertida, osada. De pronto pensé que mi voz no se parecía a quien yo era realmente.

— Árboles y mucho frío — respondió «el dueño» de la casa, mientras todos reían cual chiste de «stand» de comedias. 

— Quiero salir y verlo — escuche de nuevo la voz que no era mía.

— Ven te muestro — me dijo «el dueño».  

Mi amiga alzó los ojos esperando que me negara a salir, pero mi otra voz, la que no era yo,  no estaba dispuesta a dejar pasar la oportunidad de la aventura.

Afuera hacia mucho frio, me envolví el cuello con la bufanda y regrese al interior por mis guantes, «el dueño» se burlaba diciendo que era una exagerada, no se porque no terminaba de comprender que yo era de tierra caliente, que venía del infierno y cualquier temperatura era frío extremo. Lo ignoré y me enfunde las manos en los guantes.

La luna era llena e ilumina la plantación pero no lograba distinguir de qué iban los árboles. Los observé cargados de frutos rojos y entonces pregunté:

— ¿Qué son? 

— ¿Estas bromeando? 

— No. Nunca he visto estos árboles

— Son manzanos.

Me acerqué y observé con detalle y admiración. Hasta ese momento solo había visto manzanas en el supermercado, nunca en un árbol y la tentación de arrancarla y comerla era muy fuerte. Tal vez eso mismo había sentido Eva, cómo juzgarla después de todo, era completamente comprensible. 

— ¿Puedo? — pregunté acercando mi mano dudosa a una de las manzanas rojas.

— Espera, busquemos una que esté completamente madura — observó aquí y allá los diferentes árboles, como si de verdad conociera lo que hacía, hasta que encontró una que pareció convencerle, la arrancó tirando fuertemente de ella. La frotó contra su ropa por todos los lados y la puso en mi mano. Esta vez era Adan quien entregaba la tentación.

Miré la manzana con curiosidad, era más pequeñas que las que estaba acostumbrada a comer, pero de un rojo brillante, intenso, me la llevé a la boca y le di un mordisco, sentí dos hileras de jugo que resbalaban por la comisura de la boca hasta llegar al cuello. Era algo que nunca había experimentado y sentí de repente  que había llegado al cielo. Cerré los ojos para seguir disfrutando de la jugosa manzana y solo volví a abrirlos cuando sentí que había terminado. En ese momento me percaté del «dueño» y como me miraba con anhelo y apetito.

— ¿Te gustó?

— Creo… que es la primera vez que como una manzana de verdad, las veces anteriores no se que diablos había comido — respondí riendo a carcajadas, ahora trataba de disimular los nervios que de repente habían comenzado a atacar, mi yo había regresado de repente a mi cuerpo — ¿Entramos? tengo frío.

«El dueño» me miró incrédulo. Yo le retuve la mirada, decidida. Él negó con la cabeza. Yo dije que si con la mía. Por el rabillo del ojo, mientras me alejaba caminando hacia la casa, le vi levantar los hombros resignado.

Adentro el ambiente volvía a estar cálido. El resto nos miró con perversidad cuando cerramos la puerta.

— En que estaban — atinó a preguntar uno con malicia, mientras mi amiga entornaba nuevamente los ojos con censura.

— Estábamos … cayendo en la tentación, como Eva — respondí con bellaquería mientras guiñaba un ojo al «dueño», que aún sudaba copiosamente. 

Un comentario en “La tentación

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s