Gatos que me alegran el corazón


07 de Enero 2023

Esta semana se acabó la comida del gato. Siempre compro dos bolsas de 1 kg, pero ahora tengo tres gatos que vienen de visita a la casa y me piden comida dos o tres veces al día y la comida se acaba con más frecuencia. 

Hay uno de los gatos que su desfachatez ha llegado a tal punto que se mete por la ventana de la sala y entra a comer como Pedro por su casa. Ya lo he encontrado en tres ocasiones dentro de la casa y lo grave de todo es que Momo ni se molesta con él. 

Fui a comprar la comida del gato a la veterinaria y cuando llegaba había dos gatitos color naranja, se ve que eran madre-hijo porque eran idénticos, mientras estaba en la puerta esperando que me abrieran, la gata comenzó a maullar y a insistir con su pata para entrar al local, la chica de la veterinaria me explicó que los gatos eran de la señora que vendía las flores en la esquina y que habían descubierto que allí había comida y cuando tenían hambre simplemente se acercaba a pedir con insistencia.

Compre una bolsa de comida, decidí comprar una más grande de lo acostumbrado y cuando salí abrí la bolsa y le di comida a la gata y su hijo, que como recompensa me dejaron pasar la mano durante un rato mientras comían. Después subí al vehículo y me fui con una gran sonrisa en mi cara.

No se porque, pero cada vez que encuentro un gato y tengo alguna experiencia con él me alegra el día, los que llegan a casa o me esperan cuando me levanto o cuando llego de caminar, no puedo resistirme y reparto comida en el parqueo de la casa. Los vecinos se enojan conmigo porque, por supuesto, los gatos creen que ese es su territorio y cada uno se dedica a marcarlo lo que ocasiona algunos desastres, pero la verdad es que no logro evitar derretirme ante los maullidos.

Mi pasión por los gatos definitivamente comenzó con mi gato Momo, él no es todo lo cariñoso que quisiera pero con los años se ha vuelto un poco más. A media noche cuando llega y maúlla para que le abra la puerta se sube a mi cama y quiere que le pase la mano, lo complazco un rato mientras siento su ronroneo y ese ron ron tambien me alegra el corazón. 

Pensaba en todo  esto porque estoy re-leyendo este año el libro de Sara de «El encanto de la vida simple» y la reflexión de hoy contaba de una escritora que había decidido escribir un diario de las alegrías. Creo que con demasiada frecuencia me olvido de las cosas que le dan alegría a mi corazón y me enfoco mucho en aquello que me entristece, o me deprime o me angustia, ¿Porque no ver la vida con más optimismo y enfocarnos en las alegrías? 

Los gatos definitivamente me alegran el corazón.

Un comentario en “Gatos que me alegran el corazón

  1. Me encantó!
    Siempre ha habido gatos en mi vida, pues papi no nos permitía tener perros, que era nuestro mayor deseo, pero nuestro patio del caserío donde vivíamos, era compartido con otras familias y en la prudencia extrema de mi papá, no quería ni pensar que ocasionaramos problemas a los vecinos. Nos permitía los gatos ya que eran muy caseros y así aprendimos a amarlos desde entonces.
    Por otro lado, me parece genial, la idea de escribir un diario de las alegrías, sobretodo, para esos espacios de la vida en que se distorsiona nuestra paz y se debilitan las esperanzas.

    Yosi

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s