Repensar un poco la vida


Hace un par de días me llegó una reflexión que me ha puesto a pensar en lo incierta que es la vida. Durante la pandemia en el 2020 fui muy consciente de lo inutil que resultaba hacer planes porque a fin de cuentas podría pasar cualquier cosa que nos desarmara la vida, como realmente ocurrió. Sin embargo mi naturaleza es ser organizada y hacer planes y vivo con la sensación de que si no planificó, la vida puede convertirse en un desastre. Pero la reflexión que me llegó hablaba de lo difícil que resultaba planificar sobre aquellas cosas que estaban fuera de nuestro control. Y yo me preguntaba ¿qué está completamente dentro de mi control? esa pregunta ha rondado sobre mi cabeza en estos días, y lo cierto es que muchas circunstancias pueden darse que nos quitan el control de las cosas. 

Comencé el año con ánimos de retomar mis rutinas de leer, escribir, estudiar, y aunque termino cada tarde con todas las ganas de cumplir lo que me propongo en ocasiones el día ha resultado tan agotador que los deseos se quedan en eso, solo propósitos que no termino de ejecutar, porque las circunstancias hacen que las cosas se salgan del control. Es cierto puedo obligarme a poner mi mente y mi corazón en lo que planifique y simplemente hacerlo y reconozco que la mayoría de las veces cuando me dispongo y un poco me obligo termino sintiéndome mejor. Pero la verdad es que últimamente muchos de los propósitos siguen resultando muy cuesta arriba. 

¿Será que lo que intento hacer ya no me motiva como antes y por eso me cuesta tanto? Tal vez debo tomar un tiempo y reflexionar si no ha llegado el momento de re-pensar mis propósitos. Hace un rato mi hijo me comentaba que antes teníamos la costumbre de juntarnos los domingos donde los abuelos, y por alguna circunstancia dejamos de hacerlo y el decia: «eso me hace pensar que todo es pasajero», no le respondí, pero en mi interior estoy convencida de que todo pasa, pero contrario a otras veces pensar en esto no me hizo sentir triste, simplemente me ha hecho pensar que tal vez la razón por la cual no me siento motivada a esos objetivos que me he planteado es porque «algo ha cambiado» y de repente es el momento de hacer algo distinto en mi vida. 

Es el principio de un nuevo año que llega completo de 365 días a mi disposición… tal vez es el momento de darle una vuelta a mi vida, veremos que nos trae el destino. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s